viernes, 16 de junio de 2017

Esa baba en la sombra

Llegó esa altura de la cosa en la que guión demanda giro.
La mansedumbre ordinaria de la pava puesta al fuego, desde luego, empaña todo empeño en desfigurar la visión de atinar a correr el ojo de la figurita pegada en la pared, figurita repetida; o mancha de humedad. La víspera de la vejez sin preñez, el unívoco orgasmo del musgo en las solapas del día, la cosa conspira con lo inmóvil; obstinado.
Esa baba en la sombra, ese presunto aletear de la última mariposa y una flor coagulada en el estrecho, entre la maleza. La casa es una fortaleza y es una trampa en la que la vida sostiene este ínfimo esbozo de sonrisa.
Llegó esa altura de la cosa en la que guión demanda.
Giro. Aunque más no sea, una página.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recibí me en tu correo