martes, 27 de junio de 2017

RdS

No se me había ocurrido envidiarle la quietud a la estatua hasta que guiñó el ojo.

1 comentario:

Recibí me en tu correo