domingo, 31 de octubre de 2010

Y entonces ahora

Y entonces estas palabras tienen la tremenda sutileza
de no ceder.


Metamorfosis cotidiana de los sentidos
de los significados
de los significados de los sentidos
al revés -también-.
Una eterna vuelta de tuerca
un decir el amor sin los labios.




Unas palabras sin querer ser grafía,
una situación en la nada,
el cero
-o no-,
una tímida reacción de caracol
un ocultantenas,
un parangonarse al abismo por puro gusto:
un atisbo de salto
y después, la música.


Entonces es delicioso no ser
en estas palabras por debajo
de las palabras.


Lo visto oculto.
Despedida que no pasa
-jamás pasa-
de un susto.

3 comentarios:

Recibí me en tu correo