miércoles, 13 de octubre de 2010

Feliz año nuevo

Quien de catarsis entiende
te entiende.
Hubo un viaje que placentero
y profundo
fecundó,
en palabras enfermas la inocencia
-en virtual y efímera sintaxis-,

te soltó las ataduras de las manos
te soltó las ataduras de la boca

y todavía acariciando un todavía.
Y todavía besando un todavía.

Por tu inmensa fe y
tu ansioso corazón.

Feliz año nuevo.
Y un girasol.

Alegría.

1 comentario:

Recibí me en tu correo