domingo, 16 de febrero de 2014

Fugaz.

Fugaz. La estrella, que no calcula,

estrola su centro intuido en aquella casa.

Su cola incendió las ramas asomadas del árbol

que apenas la sospechaba plantado en la vereda. 




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recibí me en tu correo