martes, 10 de abril de 2012

Entrando al punto del círculo

(fragmento de lo que viene siendo, leer con voluntad)

"Como no pocas veces aquella vez reincidí en la
catarsis de la escritura para expiar esta culpa ajena
de losotros, de los notancerca, de los allalejos Pensamientos
-todos llevan el mismo apellido...

Cuál, será la molestia suya; que vea, yo, y por mis propios medios, la
diferencia de mundo que tenemos en la imaginación
y que la exprese
y que la delire
como forma de unión
como puente poderoso
de intercambio y de acción.

Cómo, expulsará de su circuito ordenadito
una prójima semilla de sandía, escupida amargamente
hacia la mejilla, hacia cualquiera de las dos mejillas, de O-Sanita.
Entonces
¡O-Sana, en el suelo, Susana en las alturas!,
cuidado tenga el que viene en nombre del
sennior rito pulso, mezquinando tun tuns para
el corazón.

Acá nada late. Y realmente nada es lo único que puede latir
puesto que todo va aminorando la marcha y resto bar
una opción diferente
era

pero fijate que la normalidad es una regla ineludible
y entonces sabemos que hay poco tun tuns para el corazón que
tumba ambas cavidades abajo bolita blanda balanceando-sé
cae redonda pero cómoda hasta el traste
que parece ser el lugar
donde conversan las notas
de estos trozos de acordes."

C. C.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recibí me en tu correo