lunes, 12 de diciembre de 2011

Yo también estoy a merced.

Posadas, diciembre de 2011

Anda caminando despacito. Siento que todo le duele. Todo el cuerpo.
Escribo para la redención de su cuerpo.
Me sigue. Yo lo sigo. Con la vista y con el cuerpo.
Nos amamos tanto, corazón.
Corazón con corazón
viaje al reino de la ternura.
Fiesta del tacto de tu pelo
sobre mí.
Quisiera ejercer el suficiente poder para pedirte que no me dejes, que no te retires, pero lo que vamos entendiendo, vos y yo, es que no tengo semejante poder para realizarlo. Esa es la parte inevitable de este viaje.

Te veo casi quieto, reposando tu cuerpo sobre los sitios compartidos. Te observo. Con amor y aceptación, te observo. Nos estamos acompañando, ahora.
Practicar la lectura de qué es lo que debiera hacer ahora, conciencia afuera, con tanta ciencia afuera diluyéndose en discursos metódicos, lejanos, mientras vos y yo repasamos los rincones de esta cosa de concreto que convertimos en Nuestra Casa. Complejo de Amor que compartimos.

Está por llover. Después de buscarme y de tomarte el agua de la jarra del tereré de Mamita salieste a mirar el patio.
Desde acá te miro. Sigo mirándote y conectándome con tu respiración.

Soy humanamente consciente de que este encuentro te privó de la posibilidad de otro mundo. Pero cada vez que te avalanzás sobre mí con tu acto tremendo de todoamor, sé, que este mundito conocido nuestro es el mejor lugar, la mejor opción, el sitio correcto para la expresión de nuestras bellas y mágicas traducciones.

Yo también estoy a merced, Zapirón.
Gracias por aceptarme; acompañándonos siempre.
----


De unos días antes de volverme un poco gato.
Lo suelto para que abra el plexo mientras voy
encontrando una nueva forma para mi Relato.

Alegría.

. . . . . . . . . .

'Adentro tuyo es único'
Amor Amarillo
Ey ey ey a merced
mi amor es real
me vuelvo a quedar a merced.

Ey ey ey a merced
historias de sal
me vuelven a dejar a merced

Tomar la dosis y levitar
atado a tu belleza inconsciente
que mece mi espíritu y cuelga...

Ey ey ey a merced
te escucho soñar
me vuelvo a quedar a merced

Casi quiero que te despiertes
y es porque
podrías sonreir de verme flotar...


Ey ey ey a merced
mi amor es real
me vuelvo a quedar a merced.

Letra y música: Gustavo Cerati


1 comentario:

  1. nada más fotográfico y hermoso... alegría del yayoré (dijo una limada por ahí una vez). Abrazo enorme :) y vamos remando...

    ResponderEliminar

Recibí me en tu correo