sábado, 15 de enero de 2011

Lo inevitable...

Llorar sobre la leche derramada es tan estéril como no hacer lo
 que se debía en el momento oportuno, antes de que el líquido
cayera.

1 comentario:

Recibí me en tu correo