miércoles, 1 de diciembre de 2010

Tanto cuanto

morí tan de golpe que
en el olvido de la rutina perdí
el hilo de la
seda
que destejiendo estaba
en mirar al pleno costado

tanto

cuanto que desmerecí la sombra y
reacomodé la luz


centro / afuera
globo / aire


recomendé lamer las chapas
recompensé las plumas con dolor
ruboricé el espejo en la mirada.



morí
tan de golpe
sonreí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Recibí me en tu correo