domingo, 14 de febrero de 2010

Dolía demasiado el cinismo de la luz...

Abrías una puerta de la noche
con el hombro partido y la mano perfecta
con uñas de cristal
detallando fragmentos inconclusos de otras vidas.

Encontré una ventana que daba al día
pero no estaba en ella el peso de tu mirada
y además, dolía demasiado
el cinismo de la luz.

Una sombra tirada en el suelo esperaba
confiada en que su destino estaba partido
y que de alguna forma mis ojos y mis manos
la unirían de nuevo a tu cuerpo.

Abrías una puerta de la noche
y yo te miraba sentado en una silla antigua.


..........
'Abrías', Diego E. Suárez
Del libro: Un Verso, 2001
Ediciones Artesanales La Poesía en la Borda

1 comentario:

  1. Los viejos amigos suelen sorprendernos en el día de San Valentín (las antiguas parejas un poco menos.)Proverbio tanguero. Sergei

    ResponderEliminar

Recibí me en tu correo