viernes, 8 de enero de 2010

San colibrí

 Me persigue la idea,
una angustia solidaria.

No sé, un rarismo a cuatro manos,
una lectura a medias pero completa,
una taquicardia en diferido,
un beso en el sueño.

Un motivo.

Me persigue la androginia
y la certeza del misterio.

Un ave va cruzando
esta puerta que
está abierta.

Un ave va cruzando,
esta puerta y
se instala.

¿Se queda?



















 Ph: Alba Solís

2 comentarios:

Recibí me en tu correo